Llucalari es una cala que poca gente conoce en Menorca. Sus aledaños son preciosos, con altos barrancos y acantilados que convierten esta playa en un lugar mágico.

Cala Llucalari, totalmente perdida en Menorca

Cala Llucalari es una playa secreta de Menorca. Solo una pizca de gente la conoce y esto hace que sea un lugar solitario incluso en verano. Se sitúa muy cerca de Son Bou, hacía el este por el camí de Cavalls. Concretamente entre el cabo de Ses Penyes y la cueva de Sa Calç. Una zona totalmente natural y protegida.

Como llegar a Llucalari

Para llegar tendrás que hacer un poco de trekking por un sendero desde el principio de la playa de Son Bou. Tendrás que seguir el camino bordeando los imponentes acantilados de la zona. El sendero, conocido como Camí de Cavalls, da la vuelta a Menorca y en este caso tendrás que ir en dirección a Mahón.

Una buena opción es llegar a Llucalari en bici, y mucho mejor si es bici de montaña. El camino hacia la cala es increíble para los aficionados a la adrenalina y al ciclismo.

No tiene arena

Llucalari está totalmente expuesto a los vientos del sur. Esto hace que la poca arena que tiene sea poco presente. En la orilla, apreciarás que en lugar de arena hay unas piedras redondas conocidas como macs. Suelen ser de un color blanco o grisáceo.

Suele tener muchas algas

Las algas suelen hacer presencia la mayoría de días, quizás es por eso que la cala no es tan popular entre los visitantes. Ahora bien, al ser algo natural no quita el hecho de que estés en una de las calas más solitarias y vírgenes de la isla.

Consejos para visitar Llucalari

Lleva suficiente agua y comida

No te esperes una cala con servicios, si vas a esta playa a pasar el día deberías llevar agua y comida. Si se te ha olvidado y ya estás allí, la urbanización de Son Bou tiene un supermercado y varios buenos restaurantes donde comer.

No hay mucha cobertura

Ten en cuenta que una vez bajes el barranco y hayas flanqueado sus altos acantilados posiblemente te quedes sin cobertura. Avisa de que has ido a esta cala a algún amigo por si tienes algún incidente.

¡No te olvides unas gafas de buceo!

Si vas con la idea de bañarte, esta cala es tan virgen que los peces no están acostumbrados a la presencia humana. Unas gafas y unas aletas para hacer un poco de snorkel son muy recomendables.

A medida que te alejes de la orilla, verás como surge vida marina por todos lados. Cala Llucalari es una zona muy rocosa con amplias praderas de posidonia oceánica.