playas para niños baleares

Playas para ir con niños en Baleares

Curiosidades icon
Curiosidades
Ranking de playas icon
Ranking de playas
Información de interés icon
Información de interés

Pequeños remansos de paz donde poder descansar tranquilamente en familia y donde los niños pueden jugar y bañarse sin temor alguno.

Playas y calas para ir con niños en las Islas Baleares

En este artículo os mostramos algunas de las mejores calas y playas para pasar las vacaciones. Todas tienen en común una serie de requisitos que las hacen idóneas para el disfrute familiar.

Accesibilidad

En todas las baleares es bastante usual que las playas y calas estén en parajes un tanto recónditos en los que sea necesario o bien dar largas caminatas o descender por empinados caminos.

Así, lo mejor es buscar playas que dispongan de párquings cercanos y caminos de tierra por los que podamos transportar fácilmente el carrito de los niños.

Servicios disponibles

Cuando se viaja con niños pequeños es recomendable tener a mano siempre sitios como vestuarios/aseos y ciertos lugares de sombra (si no queremos llevar nuestra propia sombrilla) que ayuden a protegerse del sol.

Igualmente, agradeceremos que haya algún bar o chiringuito cercano en el que podamos comprar algo de comida o agua fría.

Actividades

Los días pueden ser muy largos en verano. Si tenemos a nuestra disposición actividades acuáticas que hacer, será un acierto seguro para la familia. Surf, Kitesurf, snorkel o un paseo en barco al atardecer son las principales actividades que se pueden reservar en las islas. Más información aquí.

Seguridad

Ya que vamos a disfrutar de unos días de tranquilidad, lo mejor es ir a sitios en los que podamos estar más despreocupados pero a la vez conscientes de que los niños están en todo momento vigilados.

Así, buscaremos playas que cuenten con socorristas o al menos un pequeño puesto de primeros auxilios cerca.

Con esto en mente, queremos mostraros algunas de las que pensamos que son las mejores playas para disfrutar con niños en Baleares.

Ibiza

Pese a que tradicionalmente no es un destino preferido por las familias, también podemos encontrar varias playas y calas en las que alejarnos del mundanal ruido.

En el extremo más al norte de la isla encontramos la bahía de Portinatx, un lugar perfecto para pasar unos días en familia. A lo largo del término municipal del municipio podemos encontrar hasta tres calas de arena tostada y gruesa sin apenas oleaje y con aguas cristalinas.

El propio puerto de Portinatx tiene todos los servicios que necesitemos además de ofrecer actividades deportivas y turísticas hacia las costas cercanas. Prácticas deportivas como Vela y Kitesurf están a la orden del día en este lugar alejado totalmente de las zonas de discotecas y marcha nocturna de la isla.

Mallorca

portitxol mallorca

A pesar de tener zonas como las archiconocidas Magaluf o el Arenal, la isla aún conserva parajes escondidos y alejados de las grandes masas de gente donde poder disfrutar de unos días de relax en familia.

Muy cerca de la propia capital encontramos la bahía de Portixol. En ella playas como Portixolet son un acierto seguro si viajamos con niños. Aguas tranquilas y limpias con playas de arena que no suele estar muy concurrida debida a sus pequeñas dimensiones.

También cerca de La Palma tenemos la Playa de Illetes. Igualmente de pequeño tamaño, se distribuye entre tres pequeñas y apacibles calas: Playa Illetes, Cala Comptessa y Cala Xinxell que disponen de todo tipo de servicios de restauración, primeros auxilios y oferta lúdica.

Menorca

cales coves menorca

En Menorca, una isla ya mucho más tranquila que las anteriores en cuanto a la presión turística y las aglomeraciones, nuestra preferida es la zona de Es Grau.

Ubicada muy cerca de Maó, tiene un acceso muy sencillo que la hace ideal para acceder incluso con carritos de bebé. El aparcamiento está muy cerca y únicamente hay que atravesar una pasarela de madera para llegar a la playa en sí.

Apenas cubre en los primeros metros por lo que es perfecta para dejar que los niños jueguen en la orilla sin peligro alguno y al ser bastante ancha (unos 600 metros de longitud), es sencillo encontrar un espacio cómodo en el que pasar el día.

Si no llevamos comida, en el extremo final encontramos algunos chiringuitos con los que saciar el hambre.

En definitiva las Baleares son, pese a lo que pueda parecer en un primer momento, un destino ideal para pasar unas apacibles vacaciones familiares.